A 15 años de la muerte del guitarrista, su hijo aclara con qué se quedó y con qué eligió no quedarse. Guitarras e internas familiares.

No es necesaria ninguna prueba de ADN para determinar que Luciano Napolitano es el hijo de Pappo. Sólo basta con escucharlo hablar. O verlo gesticular. Este hombre de cuarenta y cinco años es el legítimo heredero del Dios argentino de la guitarra de rock, ninguna duda al respecto. Quince años pasaron desde aquella infortunada madrugada (24 de febrero de 2005) donde Norberto Napolitano, El Carpo, perdió la vida en un accidente absurdo. Todos conocemos los detalles de aquel infausto episodio. Pero hoy, tomando distancia del mismo, y bastante restauradas las heridas (las del alma y las otras), Luciano habla. Quiere hablar. Se le nota en la urgencia a pesar de la típica calma de su personalidad. Como sucede con todo ídolo popular, y Pappo podría estar en ese sitio junto a Maradona, Palito, Mercedes Sosa, Sandro o Bonavena, la fantasía de mucha gente dispara rumores post mortem sobre su persona que no hacen más que ensuciar (en la mayoría de los casos) el buen nombre del artista. Nadie tuvo más amigos después de muerto que Norberto “El Loco” Napolitano. Todos estuvieron con él, todos compartieron millones de anécdotas, todos fueron “compañeros de aventura”. Pero la realidad es otra. Y uno de los ítems que más se han manoseado justamente fue el tema de una supuesta fortuna que Pappo dejó como herencia. Dejemos de suponer y vayamos a las fuentes. nota completa en https://www.clarin.com/espectaculos/musica/luciano-napolitano-cuenta-paso-herencia-pappo_0_-eNyNqPu-.html?fbclid=IwAR2urBAg01oligr0DHC45sdkW5VdXC7AqoFEcn6F9FwWe8dwddUzAIkngCc

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »